Curiosidades Semana Santa San FernandoSemana Santa

Carta de un hermano cofrade

Ya termina la Cuaresma, en mi ciudad ya floreció el naranjo, el olor de la primavera va poco a poco impregnando el aire, y las golondrinas revolotean por su tejados.

En pocos días mi ciudad se vestirá de luz, para recibir a la Semana Santa, el olor ha incienso de las Iglesias saldrá a la calle para invadir toda la ciudad, todos sus rincones estarán impregnados con su olor, el bullicio de la gente romperá la monotonía de las tardes apagadas, y cuando llegue la noche parecerá que un nuevo amanecer de luz blanca, de bruma de cirio, de rocío de Lágrimas, perpetua el día. Ya están los cofrades impacientes, ya esperan que llegue el día, su día, de salir a la calle, unos con su túnica, ya estará lavada; y el capirote del año pasado de cartón bajado de lo alto del ropero, otros también cofrades; son mis hermanos cargadores ó costaleros que pesada carga llevamos, pero que relajado se hace sabiendo que sobre nosotros lo más preciado de nuestra hermandad, y que responsabilidad; tantos otros la llevaron antes, hace siglos, pero siempre somos hombres, que intentaremos con la mayor dignidad posible hacer acto de penitencia con nuestros titulares por las calles de nuestras ciudades y regresar a nuestros templos con la satisfacción cofrade de deber cumplido. Desde aquí, y para terminar, quiero hacer llegar a todos los cofrades, un deseo de amor hacia la tradición que cada año estamos asumiendo, que por muchos años más la tradición sepamos esperar estos días tan importantes para nosotros, y que nuestros titulares nos den fuerza e iluminen lo que hacemos.

Un Hermano Cofrade.