Los discos de la constructora

Al comienzo de la Guerra Civil, y ante la falta de monedas de curso legal, circularon las monedas republicanas y unas que acuñó la Constructora, o Fábrica de San Carlos, para el pago a su personal que se llamaron “Discos”. Y popularmente se conoció como los discos de la constructora.

Estas monedas no tenían el cordoncillo clásico y estaban compuestas de una aleación cinc y cobre, habiéndolas de 10 Discos, (que valdría una peseta), según rezaba en su cara “Entregará por 1 peseta”, y de 5 Discos que “Entregará por 5 céntimos”.

Anverso de los discos de la constructora de una peseta. Cedido por José María Hurtado Egea.
Anverso disco de una peseta. Cedido por José María Hurtado Egea.

La primera tenía un diámetros aproximado de 22 milímetros y la segunda de 17. El reverso era común a ambas acuñaciones y llevaban la leyenda “Para fácil pago a su personal” y el emblema de la Fábrica de San Carlos.

Reverso los discos de la constructora disco de una peseta.
Reverso disco de una peseta. Cedido por José María Hurtado Egea.

José María Hurtado Egea.