la hermana florentina fuentes.

No hace falta ser isleño/a o cañaílla de nacimiento para ser “gente de la Isla”. San Fernando que es rico en costumbres y culturas ajenas, ha sido y es por la pluralidad de personas que han vivido y viven entre nosotros y que su lugar de nacimiento ocurrió más allá del Puente de Zuazo y Río Arillo.

Uno de estos casos y que se consideraba como “gente de la Isla” ocurrió en la persona de  nacida en la provincia de Cáceres en un pequeño pueblo o aldea que se encuentra cerca de la turística ciudad de Trujillo.

La Hermana Florentina Fuentes llegó a San Fernando allá en los difíciles años treinta (1933) y pasó entre los cañaíllas toda la posguerra y los peores momentos del tiempo de la hambruna. Religiosa de la Congregación de las Carmelitas de la Caridad fue una de “aquellas monjas” que cuidaban a los enfermos en el entonces Hospital de San José en la plazoleta del mismo nombre y que cuando salían a la calle se le solicitaba la mano para ser besada. También fue una de “aquellas madres” que pedían limosnas de puerta en puerta. Dicen que cuando se trasladó la farmacia municipal -se encontraba en el Ayuntamiento en el túnel que se comunicaba la Plaza del Rey con la calle Calderón de la Barca- al Hospital de San José, la hermana Florentina se hizo cargo de suministrar los medicamentos realizando con fórmulas y conocimientos adquiridos que calmaba el mal de cuantos allí se encontraban y, los que asistían a la Casa de Socorro que allí existía. La Hermana Florentina colaboró estrechamente con los médicos de “aquellos tiempos”, los doctores D. Cayetano Roldán, D. Celestino Rey y tantos y tantos practicantes, farmacéuticos y boticarios de entonces.

En 1957 es destinada a Cádiz y no vuelve a regresar a San Fernando después de tiempo en Toledo y Carabanchel hasta el año de 1970. Pronto sería inaugurada la nueva Residencia de Ancianos en los bajos de la calle Tomás del Valle y Florentina, al igual que el resto de las Hermanas, continúa al cuidado de las personas más necesitadas de amor y cariño para hacerles placenteros los días y aliviar los dolores, y a veces la soledad.

En 1991 a propuesta de la Asociación de Mujeres Salineras es aprobado por el Pleno Municipal el nombramiento de “Hija Predilecta de San Fernando” en reconocimiento a su trabajo entre nosotros. La Hermana Florentina llegó a celebrar en 2005 sus 75 años al servicio de la Comunidad. Falleció recientemente en el mes de mayo de 2007 alcanzando los 98 años de edad.

La hermana Florentina Fuentes Fernández
La hermana Florentina Fuentes Fernández. Fotografía publicada en San Fernando Información.

De regreso a San Fernando en la década de los setenta, por aquello de que éramos vecinos, conocí personalmente a la Hermana Florentina que fue una institución tanto en la Comunidad como en la calle. Un ejemplo de persona que siempre tuvo una sonrisa y palabras de aliento para con los necesitados y demás. Últimamente tenía noticias de que se encontraba siempre con ganas de hablar y disfrutaba con todas las personas que le visitaban en la Residencia. Pero nadie puede decir que la Hermana Florentina Fuentes Fernández, un día se quitó el hábito o dejó de cumplir alguno de los votos de; Pobreza, Castidad y Obediencia.

El güichi de Carlos.-
Octubre 2007.