Inicio el güichi el güichi divulgativo los municipales aquellos tiempos c.d. san fernando gentes de la isla industrias de la isla influencia militar las siete revueltas porqué decimos semana santa y fiestas de guardar

industrias de la isla:
Industriales y comerciantes que de alguna manera crearon trabajo para los cañaíllas.Refinos, Bares, Restaurantes, Ultramarinos, Almacenistas y Asentadores.etc.


Apartados:
taxis y transportes


General:
Afuera aparte, con la misma....
Agradecimiento y Bibliografía El Güichi de Carlos
Aniversarios de El Güichi de Carlos
Contacta con El Güichi de Carlos
El Güichi de Carlos por el mundo
La alacena principal
Los Parroquianos de El Güichi de Carlos
Nueva imagen de El Güichi de Carlos
Páginas compadres
Recomienda El Güichi de Carlos
Si te pierdes, preguntale al Guardia de la esquina
Ultimas noticias


uno de la isla que llegó a la luna

La madrugada del 21 de Julio de 1969, en la isla, al igual que ocurriera en todos los hogares españoles, nadie dormía. Nos encontrábamos pendientes a la televisión. Sobre las dos horas aproximadamente, por el único canal televisivo de entonces – hoy es la uno de tve- , veíamos en blanco y en negro con un montón de “agüilla” la retrasmisión en directo por ver llegar al primer humano a la Luna. Todos estábamos expectantes. Atrás habían quedados las carreras y pruebas que crearon las dos grandes potencias mundiales de entonces. Los EEUU de América y la Rusia de la Unión Soviética, -aquella que nos advertían de donde procedían los comunistas-.
Ya no se trataba de los viajes espaciales de la perra “Laika” o de un chimpancés. Ahora se trataba nada más y nada menos del primer hombre que pisaría el planeta. Neil Amstrong –que así se llamaba el astronauta- llegó y “alunizó”. Al igual que todos los que lo presenciamos. Le vimos bajar del Apolo XI, dando saltos por la falta de la gravedad y brincar sobre la superficie lunar dejando impresa las huellas de sus botas. Junto con su compañero Buzz Aldim, clavó la bandera de los EEUU que ondeaba abierta totalmente, como se pone nuestra española de Capitanía los días calurosos del levante que siempre tenemos en la Feria del Carmen. Lo vimos y, los de más edad. Para nada se lo creyeron. La mayoría tampoco. Se pensó ya entonces que se trataba de un montaje de película americana de aquellas que tantas veces en la ciencia ficción de los cohetes espaciales del Siglo XXI habíamos visto en el Teatro de Las Cortes, Gran Cinema Madariaga o en el Cine de Curro.
En definitiva, quedó como la conquista de la Luna por parte del hombre. Los americanos ¿habían inventado? esta parodia para aventajar, callar y demostrar al mundo que “ellos” serían los vencedores de la carrera espacial que, en aquellos tiempos, los rusos ya habían enviado en el año 1961 a Yuri Gagarin, convirtiéndose en el primer hombre en el espacio. La URSS era más potente en la conquista del espacio y consiguieron mayores éxitos que los proyectos americanos. Estos sumaban mayores fracasos.
El Mirador de San Fernando no se hizo eco de la noticia. Al siguiente día, Radio Nacional de España a través de sus centros repetidores por la geografía española; El canal 1 –y único para nosotros- de TVE; la prensa y entre ella por supuesto el Diario de Cádiz anunciaba a toda página con fotografías de las imágenes que habíamos presenciado la madrugada anterior: “La conquista del espacio” con “El primer hombre que llegó a la Luna”.

Cuánto equivocado estaban. ¡El primer hombre que llegó a la luna fue un cañaílla una década antes¡.

Efectivamente, ocurrió en una mañana lluviosa de aquellos inviernos.
Por la calle Muñoz Torrero –hoy General García de la Herrán-, más conocida popularmente como la calle de los muertos, en la Isla de aquellos tiempos – final de los cincuenta–, era muy común todavía la existencia de coches de caballos de alquiler como hoy podemos conocer el servicio de taxis que, por supuesto, ya existían. Estos coches de caballos fueron los últimos de aquellas berlinas, manolas y carruajes de épocas anteriores. Como dato curioso, recordar que en 1968 por parte del Excmo Ayuntamiento de nuestra ciudad, le fue concedida licencia de alquiler a último coche de caballo que existió en San Fernando y que, principalmente operaba por la Barriada de la Bazán hasta los finales años setenta.

Pues bien, resulta que uno de esos cocheros de la Isla poseía buen gusto hacia las mazorca de maíz y era conocido con el sobrenombre de “Mascamaí”, al estar constantemente masticando el vegetal. Todas las noches “encerraba” el coche y el caballo en el impresionante, bonito y populoso patio de vecinos de Madariaga.

Hombre muy notorio en el gremio de los coches de caballo. Aquella mañana borrascosa bajaba por la calle de los muertos “Mascamaí” con su coche de caballo. El suelo en aquel momento se encontraba pavimentado con “chinos pelúos”, aquellos que procedían del lastre de los barcos y los desembarcaban en La Carraca. En el centro de la calle, un canal hacía de correntía del agua de lluvia con la inclinación suficiente hacia los “husillos”.

A la altura de lo que hoy es “La Montanera”, el caballo con sus herraduras de hierro comenzó a resbalar y patinar una y otra vez. Al animal algo le debió de ocurrir ya que más abajo, donde se encontraba el Taller de Bicicleta de Vila; posterior Cervecería COMI – de los Collado Miranda-; y que hoy es un refino de ropa infantil, el caballo tomó velocidad realizando varios brincos que “Mascamaí” no pudo sostener con la rienda.

Todo ocurrió muy deprisa. En la confluencia de dicha calle con la de Rosario,se encontraba el refino de los González. Hacía frente con la Papelería “La Voz” y el Bar de Correo, y en la otra esquina, el despacho de plátanos y posterior despacho de Renfe – hoy de maletas y artículos de viajes-. Los González – hoy Caja Rural – en la calle Rosario, en el escaparate tenían expuestos grandes retales de telas para trajes, toallas y ropa de baño, mantelería y por supuesto, en su fecha, a los maniquíes vestidos de primera comunión.

Con la misma, sobre la “LUNA” del escaparate chocó y frenó el coche de “Mascamaí” muriendo en el acto el caballo. El suceso fue cubierto por el Guardia Municipal de servicio en la Plaza de la Iglesia Manolo Viciana que, por cierto, era su primer día en el Cuerpo.

Aquel hecho que en toda la Isla tuvo repercusión, fue tan comentado que en los Carnavales siguiente sacaron un couplet que decía entre otras letras: “Mascamaí a la Luna ha llegado, con un coche y un caballo desbocado..”…..
Finalizando decía la letra: “Mascamaí, no llores más, no llores más. Mira el caballo, Mira el caballo que contento está”.

De esta manera este singular cañaílla se convirtió de manera accidental y casual en el primer hombre que llegó a la Luna, y no aquel americano de años después.

El güichi de Carlos.
Con la colaboración de Martínez Pasión.
Junio 2008.


Ir a porqué decimos
Ir a el maestro
Ir a transportes animal


 

Coche de caballo de alquiler. Las paradas de los coches de caballo de alquiler siempre se han ubicados al rededor de la Plaza de la Iglesia. El coche de la fotografía viene a estar situado en el paso de peatones del Cine Almirante.



Arriba

la puta | transporte animal