Inicio el güichi el güichi divulgativo los municipales aquellos tiempos c.d. san fernando gentes de la isla industrias de la isla influencia militar las siete revueltas porqué decimos semana santa y fiestas de guardar

aquellos tiempos:
La historia de La Isla contada de manera cotidiana por los propios cañaíllas. Relatos de sus fiestas, sus gentes e industrias.


Apartados:
carnavales cañaíllas


General:
Afuera aparte, con la misma....
Agradecimiento y Bibliografía El Güichi de Carlos
Aniversarios de El Güichi de Carlos
Contacta con El Güichi de Carlos
El Güichi de Carlos por el mundo
La alacena principal
Los Parroquianos de El Güichi de Carlos
Nueva imagen de El Güichi de Carlos
Páginas compadres
Recomienda El Güichi de Carlos
Si te pierdes, preguntale al Guardia de la esquina
Ultimas noticias


letras del siglo XIX

Disfruten leyendo la letra de tangos cantados en nuestra tierra allá por la última década del Siglo XIX. Hace ahora aproximadamente entre 110 y 120 años que nuestros paisanos cantaban hechos ocurridos tanto en La Isla como en la nación.

Se refiere las letras de uno de los tangos al fallecimiento de D. Isaac Peral. Aquel sabio militar que en nuestro Arsenal de La Carraca inventó el primer submarino español y que, para recordar su memoria en una ciudad netamente militar nuestro Ayuntamiento le honra con una calle en el nomenclátor, y una lápida en la vivienda donde pasó largos años entre los cañaíllas.

Otro gran militar y paisano D. Cecilio Pujazón es cantado a la sazón.

Los tangos a los que hace referencia a la vida política, es curioso que hoy le pondríamos nombre y apellidos a los que, como hace un siglo, actuaban de manera deshonrosa para el pueblo en beneficio propio y los suyos.

¡ Que disfrutes ¡

El Güichi de Carlos
Febrero 2009


 

Letra del Coro Niños Llorones 1892



Arriba

Es doloroso el .ver
Y poder pintar
Este cuadro que vimos
En un hospital.
Un militar muy honrado En su última agotanía
De sus hijos rodeado Agonisante decía.
Por la Patria y el honor
Mi vida he sacrificado,
Yo me muero de dolor
Y otros lucen entorchados
 
4.'
Hemos visto en Madrid
Una cucaña,
Para subir es preciso
Tener gran maña.
Primera se necesita
Vestir de guantes y frac. Hablar fuerte en los diarios
Y perder la dignidad.
El que sube, aunque lo digan
Que es un vil estafador,
El satisfecho se ríe Chupando el dulce turrón.
 
7
Un padre del país
Cuenta que soñó,
Le quitaba el poder
Su antecesor,
Al ver esa sombra errante Que vagaba en derredor, Con desaforados gritos Diciendo se despertó. ¡Socorro! ¡que me lo roba! ¡Tener de mi compasión, Que se lleva para siempre Las riendas de la nación!
 
Los políticos del día
Con desfachatés, Dicen que las garantías
Han de defender.
Pero llegan al Congreso
Y alzando mucho la voz,
Le dicen á los ministro D. Guerra y Gobernación,
El Gobernador. . atropella,..
Se subleva... el general...
Y al poca tiempo se firman
Destinos para callar
 
2.'

En uua pobre choza
Con dolor se vé Rodeada de hijos
Infeliz mujer.
Con las caras demacradas
Por el hambre piden pan, Y llorando amargamente
Le dice con tierno afán. ¡Hijos queridos del alma!
No tungo nada que dar, Está nuestro padre enfermo Tras de tanto trabajar.
 
5
Es de ver en España
La necesidad,
Los obreros imploran
Nuestra caridad
Toda la flor del trabajo
En lo mejor de su edad,
Lo vemos de puerta en puerta Estas palabras exclamar.
¡Una limosna por Dios!
Voy de hambre á perecer,
En unión de mi familia
Por no tener que comer.
 
8
Muere en su pobre cuarto
Un trabajador, Anegado en llanto
Y con gran dolor.
Por cama una vieja estera
El pobre anciano espiraba,
Y en su hora postrimera
Al redentor invocaba.
¡Dios mió! ¡no vuelve á ver! ¡Al hijo de mis entrañas!
Se lo ha llevado el poder
Para soldado de España.
 
11
Si es que sigue España
Al paso que vá, Creo pronto tendremos
Eclipse total.
No se gastarán bolsillos
Por no tener que guardar,
Y conseguirá al gobierno Ver é las pobres esclamar.
¿Quién me compra?
Yo me vendo,
Yo me cambio, basta ya,
Y la esclavitud de negros En blancos se trocará.
 
3."
Tienen que ver señores
En el Congreso.
Libérales de pega
En retaoseso.
Si alguno de buena fe
Quiere decir la verdad,
La Presidencia presenta
Este drama origina.
Se ha robado dos millones
De la caja de Ultramar,
Y el pueblo todo lo sufre Para podarlo pagar
 
6
Vierten lágrimas de duelo
Estos llorones,
Por el último naufragio
De pescadores.
El Puerto en amargo llanto Gotas de sangre le llora,
A los mártires ahogados
En las barcas pescadoras. Descansen en paz los restos
Que tuvo por tumba el mar, Que con gratitud los pueblos Dignamente les han de honrar.
 
9.'
En nuestra gran ciudad
Los garateros,
A su bilí fatal
Llaman salero.
Tolos los dan de valientes Cantadores y toreros,
Mientras conviertan las liendres
Un hipódromo en el pelo. Sernos mas guapos que el Cid,
Mas toreros, que Hermosilla,
Dicen, y un guardia civil, Les calienta las costillas.
 
12
Ha vuelto a su destino
¡Oh felicidad!
Como preciso y digno
En esta ciudad.
Aquel agente encubierto
Que con astucia y saber,
Es imán de los secretos
En apoyo del saber.
Permiten estos empleos
Por maestros de instrucción, Que dan vida y apogeo
A la culta ilustración.
Rafael Flor
San Fernando, 1892
 


Arriba

Un hombre ilustre,
orgullo de la Nación.
fue víctima no hace mucho
de la envidia y la traición.
Y éste fue un sabio marino
tan noble, bueno y honrado,
que ilegalmente le anulan
un acta de diputado.
Por moral y correcto
es atropellar la ley,
pero nada hay que extrañe
de conservadora grey.
Entre tanto Rota y El Puerto
por sufragio universal,
reconoce sólo en corte
aunque no le esté. 
Tenemos en San Fernando
unos jardines en primera,
hechos con toda su costa
y sus plantas extranjeras.
Pues tienen uñas de gato
pitas, palmas y dormideras,
unas poquitas de ortigas
y también una tomatera.
Jardines tan caprichosos
en mi vida los he visto,
pues ya no le falta más
que eran carrasca y lentiscos 
Desde que en esta ciudad
robaron en la platería,
hay hombres que se sostienen
cometiendo raterías.
Al decidio se atribuye
lo que pasa en San Fernando.
pues el que va de paseo
al volver le están robando.
En cambio salió mi suegra
por una hogaza de pan,
y aunque la vieron los ladrones
no la quisieron robar. 
Desprendiéndonos de todo
y a toda opinión ageno
siempre tendrá Jerez
una lágrima de duelo.
Si algunos hicieron motivos
otros inocentes estarían,
y en los últimos momentos
un desgraciado decía.
Y en la augusta
reina madre,
no ha podido defender
lágrimas tan dolorosas
que derrama una mujer
Reposa en paz noble mártir
sí es que tú eres inocente,
pero su hubiera hablado
castigarían al delincuente. 
Cuando el tabaco tomó
la compañía arrendataria,
se nos figuró a nosotros
que era para mejorarla.
Nadie pudo comprender
que el cambio no fuera bueno,
si antes era resalga,
ahora fumamos veneno.
Hay algunos cigarrillos
cuando va uno a fumarlo
al arrimarle un cerillo
estallan como un petardo 
En la plaza de los toros
Lo digo con envidia.
Ha salido matando toros
El cojillo de La Lidia.
Con valor y sangre fría
Para la fiera se fue,
Y solo se resistía
La vestimenta de muger.
Con la Escuela de Enriqueta
Y el arte de Siete Caras
Concluyó la matadora
En casa de la Serrana. 
Según tenemos entendido
ha infundido un gran temor
la aparición repentina
de un nuevo destripador
No temaís hijos del pueblo
a ése lobo carnicero,
que a otros con más bravura
lo hemos visto por el suelo,
No ejercen tan triste oficio
pero sin en cambio es un guazón,
alta desgracia del hombre
que come por ser soplón. 
El Coro Niños Llorones
venimos a saludar,
una casa de modistas
vecina de esta ciudad.
Tiene en su casa un jardín
con tus niñas costureras,
con la Sal de San Fernando
vaya unas caras más bellas.
Por eso todos decimos
porque la verdad no pesa
viva el taller de costura
de Dolores La Franceta. 
Director: Ricardo Enrique Sufo.

Copia literal del tango “La Carnada” del Coro de Antiguos Niños Llorones.  


Arriba

España, centro de gloria
¿porqué estás tan derrotada?
siempre cantaste, victoria
Hoy te ves desprestigiada,
Recuerda que tres naciones
grandes cultos te rindieron,
y cuatrocientos millones
Los moros te prometieron.
Más lamentamos tu pena
y tu suerte tan fatal
que otras naciones superan
y tú vas de mal, en mal.
No es esa suerte la tuya:
porque el que manda lo intenta,
llenar bien, las bolsas suyas
y hacer, contigo un venta 
Toda la noche despierto
con, ésa campana indina.
que tocan en el convento
de las madres Capuchinas.
Aunque nuestra religión
es cristiana, hasta morir.
tengan las madres presentes
que preciso es el dormir.
El pueblo, culpa no tiene,
que por tener devoción,
en toda la noche cesen
con el toque de oración.
Más poco nos importara
que la campana rompiera
si pusieran el convento
en el cercado de Caño-Herrera  
El año noventa y uno
una horrible tempestad
En principios de verano
descargó en nuestra ciudad.
Por la Plaza de Alfonso XII
de las nubes descendió
Un cometa que traía
un ilustrado bastón.
Acompañado de un trueno
un aguacero cayó.
Que los chinos de la plaza
la corriente se los llevó.
Esto no es por aumentar,
a las pruebas me remito.
Fueron los chinos a parar
junto los baños del Zaporito. 
Macilento y con sigilo
a una timba me acerqué,
donde descansa, un marino
y estas frases le dediqué.
Reposa y descansa en paz,
en tú, humilde panteón
que, España se vengará
de tan villana traición.
Si en vida tú, no lograste,
ver tu frente coronada
en tiempo tú sepúltura,
la veremos laureada.
¡Adiós! Para siempre adiós
¡Eres el resto inmortal!
Del Brigadier Villacampa
Hijo de la Libertad. 
Estamos viendo señores
que la España, está abrigando
millares de inquisidores
Que nos están desangrando.
Presupuestan un trabajo
y al punto es contratado.
cada cual hace un rebajo.
contando con el esclavo
Con empeño, el jornalero
gana un mísero jornal.
y esos lobos carniceros
le tiran sin caridad.
A la hora de cobrar,
después de ir reventado
dejan, mitad del jornal
para mantener, los bagos.
 
En la calle de Velázquez
Frente a la tienda La Cita,
Un escándalo tremendo
Promovieron dos mocitas
Se pudieron como caños,
En miramientos a su honor.
Del cabello se cojieron,
Cayendo al suelo las dos.
Acudieron cien civiles,
Mil cabos de infantería,
¡¡¡ quinientos municipales ¡!!
Y un cuadro de artillería.
A la cárcel la llevaron
Para jugarle la pena.
¿Sabéis, quienes eran las niñas?
Lagarde y La Molinera. 
España, rica y valiente
debes tener en memoria,
que de miles de injusticias
tiene manchada su historia.
Despreciaste, al que quería
hacer bien a la Nación.
y sin embargo, proteges
al consumado ladrón.
Dime, si no te da pena
y en ti pesa el sentimiento.
de hacer perder su carrera
Al Ilustre de un invento.
Más tú, detesta infundada.
El inglés se alegra ya,
que pronto tendrá la Escuadra
El “Submarino” de Peral.  
El corazón se destroza,
Solo de considerar
que una Isla productora
Muera sin necesidad.
El estremo llegó yá
y la triste situación
que tenga la autoridad,
que dar limosnas por Dios
Cuantos padres de familias
atropellan su prestigio.
Por un plato de comida
para sustentar a sus hijos,
Tanto desastre y miseria,
bien pudiera dar lugar
que la España en grito pida
la “Revolución Social” 
Director: Manuel Pérez Romero

Copia literal del tango “Peral” del
Coro de Colegialas.  


Arriba

1 Afectados de alegría
Volvemos á, saludar
Al pueblo que es nuestro guía
Y á su digna autoridad.

Dos años ya de i nación
Y en el letargo sumido
Nos obliga esta ocasión
De despertar al dormido.

Es nuestro bello ideal
Llevando por guía la historia,

El combatir todo mal
Y el bien cubrirlo de gloria.
Estos niños, aunque llorando

Amante de la verdad,
Dan un ¡viva á San Fernando!
Como premio á la amistad.
 


4.

Jugando al tute habanero,

Y por vira el rey de oro

Dos infames caballeros

Han perdido hasta el decoro. Los que ven jugar suspiran

Sin comprenderse á esplicar

Como pierden los que miran

Y ellos siempre han de ganar. Los dos á un tiempo se acusan Veinte en copa j las cuarentas Y la nación si escusa

Les satisface la cuenta.

Este modo de jugar

Será de feliz idea,

Si no se llama robar

Que venga Dios y le vea,
 


7.

Desde la humilde cabaña

Hasta el Palacio Real

Lloramos de nuestra España

Su penosa enfermedad.

La curación de su mal

Es bien fácil de tener,

Si todos en general

Cumplieran con su deber.

No en cómodos sillones

A la calor del bracero, Acumulando millones

Como opulentos banqueros.

Mas en cambio en un rincón

De un cuarto sin luz, insano,

Sobre mugriento colchón

Espira un genio artezano.
 

Este coro de llorones

Saluda con fe que hermana,

A los dignes campeones,

DE la prensa gaditana.,

Son mártires del deber,

Esclavos del periodismo,

Rayo de luz que hace ver

Hasta el fondo del abismo,

Faro que la humanidad

Siempre ha tenido por guía,

Por más que el astro Verdad

No puede alumbrar hoy en día.

Si alumbra, es pronto apagada

Por las manos de un fiscal

Que la deja condenada

A la obscuridad faltal.
 


2.

Con sentimiento ferviente Tenemos que lamentar

La muerte de un eminente

Hijo de nuestra ciudad.

Como hombre, fue muy digno, Como sabio, colosal,

Y un ilustrado marino

De la armada nacional.

Su nombre en letras de oro

En la historiase verá,

Y España en eco sonoro

Sus grandezas ensalsará.

En su tumba lloraremos

Con dolor en el corazón,

Y en el alma gravaremos

Don Cecilio Pujazón.
 


5.

España en amargo llanto

Bajo su pobre prisión

Sufre los duros quebrantos

De su triste situación.

Ya es hora arrogante exclamar Con acento conmovido,

Que las penas de mi alma

Su misión hallan cumplido. Oigo un lejano rumor

Que resueno, en mis oídos

Que es grito salvador

De nuestro país querido.

Y esa corriente que arrastra Tras de sí la tiranía

Dejará doctrinas gratas

Déla redención el día.
 

Los diputados señores

Son los que tienen que ver

Juegan con los electores

Con descaro al esconder.

Antes de ser elegidos

Todo son puras promesas

Que las dejan en el olvido

Cuando el acta ya la pescan.

Con discursos acalorados,

Hacen temblar la asamblea,

Y al punto son colocados,

Que es lo que ellos desean.

Se le olvidan las reformas,

Que pensaban defender,

Diciendo en tono de broma,

Las dejo para otra vez.
 


El toreo es protegido

En España con agrado.

Si un espada cae herido

Por todos es visitado,

Se desviven por saber

Al concluir la corrida,

Si Guerrita o Rafael

Han puesto en Salvo sus vidas.

Pero en cambio un noble artista

Se cae de un andamio abajo,

A ese nadie le visita

Más que el hijo del trabajo.

Se recoje y es llevado

A un miserable hospital,

Donde espira aquel honrado

Artesano nacional.
 

3
Ruinas, muertes y agonías Escuchó nuestra nación,
Cuando á Consuegra en mal día Desoló la inundación.
Con lágrimas de dolor

Aun lloran ¡os desgraciados.

Que del terrible furor

De las aguas se han librado. Lloran los seres queridos

Que no volverán á ver

Aunque legal hallan sido Socorridos por doquier.

España toda venera

Estos restos desgraciados,

Séanle la tierra ligera

En sus sepulcros sagrados.
 


Ciertos jefes en la nación Señores, ya lo sabéis, Juegan sin exposición

A la sombra de la ley.

Al pobre que tima un pan

Se le llama bandolero,

Y al que roba un capital

Un honrado caballero.

El rico ante no podía

Con dinero transitar

Temiendo a José María

No se lo fuera á quitar.

Mas hoy con la ilustración
De sus casas se lo quitan Bandidos que en la nación Visten de guantes y levitas 


Este coro de llorones

Saluda con fe que hermana,

A los dignes campeones,

DE la prensa gaditana.,

Son mártires del deber,

Esclavos del periodismo,

Rayo de luz que hace ver

Hasta el fondo del abismo,

Faro que la humanidad

Siempre ha tenido por guía,

Por más que el astro Verdad

No puede alumbrar hoy en día.

Si alumbra, es pronto apagada

Por las manos de un fiscal

Que la deja condenada

A la obscuridad faltal.
 


Rafael Fiol

San Fernando 1892

Copia literal del Coro de _Niños Llorones Viva España

Guaracha - Alegría 


Arriba

carnavales