Versión de texto
Inicio el güichi el güichi divulgativo los municipales aquellos tiempos c.d. san fernando gentes de la isla industrias de la isla influencia militar las siete revueltas porqué decimos semana santa y fiestas de guardar

el güichi:
Un güichi en mi tierra es el lugar donde se comenta con los amigos las noticias y abatares del día.Se habla de futbol o de toros; de Semana Santa y de las fiestas; de mujeres... y, sobre todo, disfrutar de buen vino sin necesidad de cocina.


el güichi divulgativo:
Curriculum y trayectoria para la divulgación de El Güichi de Carlos.


los municipales:
Avance de la historia y vicisitudes del cuerpo de la Guardia Urbana y Policía Municipal, actual Policía Local de San Fernando.


aquellos tiempos:
La historia de La Isla contada de manera cotidiana por los propios cañaíllas. Relatos de sus fiestas, sus gentes e industrias.


c.d. san fernando:
Retazos de la historia del Club Deportivo y aquellos que también fueron profesionales o aficionados a los deportes.


gentes de la isla:
Gentes de La Isla y los que se han sentidos cañaíllas sin necesidad de haber nacido en esta tierra.


industrias de la isla:
Industriales y comerciantes que de alguna manera crearon trabajo para los cañaíllas.Refinos, Bares, Restaurantes, Ultramarinos, Almacenistas y Asentadores.etc.


influencia militar:
La influencia de la vida militar desde 1720 en la Villa de la Real Isla de León hasta finalizar el Siglo XX en la actual San Fernando. Los destinos y cuarteles. Desde los pelones hasta el Capitán General de la Zona Marítima del Estrecho.


las siete revueltas:
EL nomenclator y orígenes de las calles de La Isla. Los cambios de nombres según cada situación política vivida.


porqué decimos:
El significado de los modismos, costumbres y dichos populares de los cañaíllas.


semana santa y fiestas de guardar:
La mayor divulgación de la Semana Santa de San Fernando escrita.




General:
Afuera aparte, con la misma....
Agradecimiento y Bibliografía El Güichi de Carlos
Aniversarios de El Güichi de Carlos
Contacta con El Güichi de Carlos
El Güichi de Carlos por el mundo
La alacena principal
Los Parroquianos de El Güichi de Carlos
Nueva imagen de El Güichi de Carlos
Páginas compadres
Recomienda El Güichi de Carlos
Si te pierdes, preguntale al Guardia de la esquina
Ultimas noticias


Aniversarios de El Güichi de Carlos

2 0 0 9   -   2 0 1 0 

No hay quinto malo. Esta frase hecha puede tener varios significados. En nuestra tierra “La Isla de León” nos podríamos referir a los quintos de la mili, pero eso era en otros tiempos. Si hablamos en argot taurino, hacemos alusión al toro que se lidia en quinto lugar.
Pero nos vamos a referir a “El Güichi de Carlos”, que en esta ocasión cumple su V Aniversario, y como no, con la celebración de nuestra Feria del Carmen.

500.000 Páginas vistas o descargadas desde aquel 30 de junio de 2005. Con la misma, más de 40 países conectados en alguna que otra ocasión. Cientos de nuevos amigos y colaboradores. Más de cincuenta programas de televisiones y radio, y decenas de publicaciones en prensa es el balance en estos primeros cinco años de “El Güichi de Carlos y de sus más de 300 colaboradores”.

Creemos que hemos conseguidos buenos números estadísticos pero, como digo en otro apartado, lo que me interesa del contador es ver que todos los días se mueve. Ello quiere decir que estáis ahí, y no dejaré de publicar nuevas ediciones en la web, prensa, radio o televisión siempre y cuando estéis con El Güichi de Carlos.

Si me interesara batir un record en la numeración del susodicho contador, hablaría de fútbol o de personajillos populares televisivos que tanto distrae en éste país. Pero afortunadamente, los Parroquianos y seguidores de El Güichi de Carlos son un montón de gentes a los que les gusta “su cultura local”.


 

Boletín 5º Aniversario Página 1. Editado por El Guichi de Carlos.



Arriba

Pero para gentes, las que hemos ido viendo en la calle en situaciones no vistas anteriormente en nuestra tierra. Haciendo un recorrido desde el último mes de julio cuando celebramos el 4º aniversario diríamos;

La Procesión Magna, primera en la historia de San Fernando y que aquel Sábado Santo prácticamente nos echamos toda La Isla a la calle, disfrutando y dando muestras de civismo y de organización.
Otra “pechá” de gentes las reunidas el pasado día 10 de Diciembre en manifestación por el hecho del robo en la caja municipal, y que al parecer nadie tiene la culpa.
También nos reunimos por vez primera en la noche de año viejo para tomar las uvas, y un fuerte baño de lluvia, ante las doce campanadas de la Iglesia Mayor que, hasta entonces, no habíamos caído en “lo ligera que tocan”.
“Pa má gente” las que nos reuníamos en la Plaza del Rey cada vez que la Selección española de fútbol ganaba un encuentro y se proclamó Campeona del Mundo. Mas quisiera el actual alcalde Manolo de Bernardo, “reuní” a tantas gentes en cualquier acto del Bicentenario que se está celebrando hasta la fecha.

Porque dicen que el Bicentenario somos todos. No, no somos todos o no podemos participar en todos los actos. Ha habidos momentos: como el de la presentación de la bandera del Bicentenario en el Real Teatro de las Cortes que, según la prensa, sólo asistieron una veintena de personas entre políticos e invitados.
En los actos celebrados en la calle Real o cualquier otro lugar, no ha respondido el pueblo – y que conste que he asistido a cuentos he podido en la calle -. Las conferencias en el viejo Cine Almirante si ha tenido presencia en ocasiones y, en los juegos iberoamericanos la noche de su presentación también. Luego los siguientes días, como que no. Las fotos de la prensa muestran las gradas vacías. Estos juegos que de rebote ahora le han cambiado el nombre al conocido como Estadio de Bahía Sur, ha divulgado a San Fernando en los diferentes países participantes de habla hispana. Pero en varios idiomas se repartieron panfletos comentando el robo de la caja municipal por iniciativa de la plataforma “Responsabilidades Políticas”, en un congreso de periodismo internacional. Los asistentes pudieron leer lo que ocurrió en su idioma.Es otra manera de divulgar a nuestra tierra.

Pero claro, sigo diciendo que el Bicentenario no somos todos porque, quién no tenga un amigo o conocido, que trabaje o colabore con la oficina del Bicentenario, funcionario o “metío en la política”, no tenemos opción a compartir los recuerdos, publicaciones, o actos, que de vez en cuando nos enteramos en la calle o a toro pasado.
Hace cinco años que, con referencia al año 2010 dije “… el pueblo participará”. “Pué la verdá e que nó”. Y creo que no, porque el pueblo no comulga con la situación política actual (sin salvar a partidos algunos), cuando han demostrados que el voto es sinónimo de engaño, y no es respetado por la prepotencia humana, que antepone la manera de ganarse el sustento diario a la honradez de las palabras. Prefiriendo incluso el destierro político de la ciudad que les vio nacer o crecer.


 

Boletin 5º Aniversario. Pág. 2 Editado por El Güichi de Carlos.



Arriba

Las obras del Tranvía: Miren por donde, me equivoqué cuando escribía en el cuarto aniversario sobre la calle Real “…Si digo prácticamente finalizado es por que al parecer sólo le queda la instalación de las vías. No creo que tengan que levantarla otra vez”. Pues sí, la levantaron otra vez en parte.
Cuando el año anterior habían desfilados las procesiones, y el alcalde había paseado con los políticos de la Junta de Andalucía por los tramos ya finalizados, nuevamente las máquinas retroexcavadoras comenzaron a levantar y tirar la solería colocada.
¡Menos mal que ése dinero es público, y no lo hemos tenido que pagar de nuestros bolsillos ¡ (¿).
Después del despilfarro, en estos momentos, la calle Real – no volveré comentar finalizada – está con menos obreros portugueses, vallas o máquinas, -de esta manera defino y quedo mejor-, excepto las entradas y salidas de la misma, dígase Avenida Gómez Pablo y Plaza Juan Vargas.

Han vuelto a aparecer nuevos restos y conducciones en el subsuelo, pero continúa sin ser visto esos pasillos que decían nuestros antepasados que se pasaban de un lugar a otro.
Lo que si ha desaparecido –enterrada bajo el nuevo puente para el tranvía- es una de las baterías de defensa de la Guerra de la Independencia y, como dijo el amigo Jaime Aragón, la culpa de que desapareciera de la historia la tuvo Alburquerque, que no predijo que 200 años más tarde pasaría un tren por donde la construyó.


 

Boletín 5º Aniversario. Pág 3 Editado por El Güichi de Carlos



Arriba

Pero mira por donde, también vamos a perder desde la carretera CA-33 (antigua nacional cuarta) la vista actual de el Puente de Zuazo. Pero vamos a ganar, la reparación que se está ejecutando en el “Real Carenero” que, a pesar de que pertenece al término de Puerto Real, nosotros los cañaíllas somos los que disfrutamos de él. Los que entren en La Isla por el puente de la CA-33, no la verán. ¡Manda cojones¡ que se ha estado viendo hace 200 años destrozadas y ahora que la reparan no se verán. Pero nosotros SI.

El Real Carenero y sus baterías, tarde para la fecha pero, al fin las podremos contemplar con mayor dignidad. Se encuentran en término de Puerto Real, “zi zeñó”, pero al ser parte de nuestra historia y la de España, las consideramos nuestras.

Al fin y al cabo, somos los que disfrutamos observándolas, y fueron nuestros antepasados, con la construcción del asentamiento militar y sus defensas, los que participaron y contribuyeron entregando sus riquezas y valentía, a no dejar entrar a francés alguno en nuestra Villa y la ciudad de Cádiz, en aquella Guerra que le llamaron la de la Independencia, hace ahora 200 años. El resto de la provincia se encontraba bajo mandato de los gabachos.


 

Boletín 5º Aniversario. Pág. 5 Editado por El Güichi de Carlos



Arriba

Aunque, al igual que ha ocurrido en nuestros Castillos de la Puente (San Romualdo) y el de Sancti Petri, al ser reconstruidos, les han quitado la imagen curtida por los vientos, aguas y años de espera con las que las conocíamos.
Le han dado tanta luz y limpieza, que debemos mirarles con gafas de sol, que para ello estamos en la Costa de la Luz. Ahora llama la atención ver al Castillo de Sancti Petri en medio de la mar, el Castillo de San Romualdo entre los edificios modernos, y las baterías –quedaran- blanquecidas y ya no disfrutaremos del mojo (moho) y vinagrillos amarillentos entre sus estropeadas piedras ostioneras del lugar.
Nosotros hemos vivido el pasado del Carenero de manera diferente que lo harán las futuras generaciones. Aquí hay que felicitar a quienes vienen trabajando desde hace décadas en recuperar parte de la historia, y como ha quedado demostrado, ha sido el Ayuntamiento cañaílla quién ha movido la recuperación a pesar de encontrarse en otro término municipal. Al César, lo que es del César.

La Isla está cambiando, mejor dicho mejorando, aunque no sea a gusto de todos, como es normal. Con la crisis, llegó el “Plan E” que ha traído – al igual que en toda España – dinero para mejoras de calles, alamedas y plazoletas. Pero pocos trabajos para los cañaíllas, ya que hay obras de constructores de otras ciudades que lógicamente vienen acompañados de su personal. Y los sindicatos subvencionados continuan sin salir a la calle a exigir trabajos para los que no lo tienen.

Regidor: Al Nazareno lo han nombrado Regidor Perpetuo de La Isla. Después de nada menos que 15 años que comenzaron los trámites. Reunió un buen número de público en la Plaza del Rey para presenciar la ceremonia oficial.
“El Viejo”, pensará que le hemos dado el nombramiento este año precisamente para vigilar nuestra caja municipal que la vaciaron. Pero a este Regidor, que es “REY DE REYES”, no le van a dar coba como al actual Regidor humano que tenemos.

Los restos encontrados el año pasado en el yacimiento del subsuelo donde construyó el Campo de Hockey, se confirma la antigüedad de “nada má y nada meno de 6.000 años”.Desconozco cuantos lugares habrá en España con esta antigüedad certificada.. El Campo de hockey ya tiene hasta “jaramago” en lo alto.

Pero siempre existe algún “espabilao” que habla de las cosas sin consultar o, al menos, preguntar cómo se llama el lugar.
Resulta que en 1861 cuando llegó el tren a La Isla, junto a la Población militar de San Carlos, un poco alejada del Ayuntamiento y la Plaza de la Iglesia, se construyó la estación del ferrocarril. Los viajeros que deseaban llegar a la Plaza del Rey, tomaban los coches de alquiler y a través de las calles de San Rafael, Rosario y Plaza de la Iglesia, llegaban al centro de la ciudad.
Desde entonces, La Isla ha crecido hacia el Norte, Sur, Este y Oeste pero, el centro continúa siendo la Plaza del Rey, el Ayuntamiento y sus aledaños.
Pues bién, llega un listo de los que abundan en estos tiempos y define a la nueva estación de trenes que se está construyendo en la Glorieta – dónde siempre ha estado -, como “San Fernando- Centro”. Si el viajero que desee llegar al centro de La Isla se baje en la Glorieta en lugar de hacerlo en la otra estación de Bahía Sur –casi en el centro de San Fernando- se acordará durante toda la caminata, a pleno sol por las calles antes mencionadas del “carajote que dijo que la Glorieta era el centro de la ciudad”.

Estamos prácticamente en la mitad del año que celebramos el Bicentenario de Las Cortes. Más de la mitad de los actos anunciados en panfletos y a “bombos y platillos” por la oficina del Bicentenario, no se han cumplido o celebrados en los seis primeros meses del año que llevamos. Me cuesta trabajo creer que la publicidad repartida por el Ayuntamiento, por las casapuertas, zaguanes y portales de los cañaílla en 2009, no era verdad. No voy a entrar a valorar la veracidad de las contrataciones pero, si me permito comentar que “han hecho el candao”.


En la crónica del sexto aniversaro de El Güichi de Carlos, hablaremos de lo acontecido en la ciudad durante el verano y la fiesta grande que estamos esperando para el 24 de septiembre. También, como no, de nuestras calles e Historias.
Recuerdo como siempre a los parroquianos que se nos han ido.

El Güichi de Carlos.
Feria del Carmen 2010.
Año del Bicentenario de Las Cortes.





 

Boletín 5º aniversrio. Pág.5 Editado por El Güichi de Carlos



Arriba

2 0 0 8   -   2 0 0 9   4 º   A N I V E R S A R I O 

Estos días celebramos otra edición más de la Feria del Carmen y de la Sal en La Isla (de León) o San Fernando. Por lo tanto, también es tiempo para celebrar otro acontecimiento que desde 2005 camina paralelamente con la inauguración del alumbrado de la vieja Velada. Me refiero a otro aniversario más de “El Guichi de Carlos”.

Como ya es tradicional, haré un balance de lo acontecido en nuestra Isla durante el último año y que ha transformado nuestra ciudad.

Tal como decía en el anterior Aniversario, y haciendo referencia a las obras que darían comienzo en la calle Real, textualmente decía entre otro ….. “En fin, en el próximo aniversario os diré si hemos llegado al menos a las monjas de la Compañía de María o ni tan siquiera estamos en la puerta de la Confitería La Victoria.”…

Pues ya verán. Se puede decir que después de once meses de obras, el tramo casi terminado prácticamente es el comprendido entre la Plaza del Rey y la Confitería de La Victoria. Justamente hasta la puerta de la Capilla de los Hermanitos, para que en Semana Santa saliese la Borriquita sin problemas de obras. Si digo prácticamente finalizado es por que al parecer sólo le queda la instalación de las vías. No creo que tenga que levantarla otra vez ………

El día 25 de agosto del pasado año (2008), una pechá de obreros casi ningunos de San Fernando, todos ataviados con el “hortera”, homologados y obligatorio chaleco antirreflectante, comenzaron con la instalación de vallas a ambos lados de las aceras de la calle Real. Vallas que obligaban el paso de los viandantes por unos pasillos angostos y obstaculizados con cierres de caminos que nos “mandaban” de una acera “pá la otra” en forma de zig-zag. Por los pasillos, no podíamos ni pararnos a hablar, ni cabíamos más de dos personas caminando paralelamente.

Había que correr con las obras antes de que se acercase las fiestas navideñas. El Ayuntamiento deseaba contentar a los comerciantes. Estos en demanda de incumplimiento con lo prometido por las autoridades municipales, ya habían colocados carteles llamativos en los escaparates y puertas de los comercios recriminando a los políticos que cumplieran con sus palabras. Al menos, los industriales querían tener el primer tramo de obra casi terminado. Por ello, el 21 de noviembre comienzan a enlosar desde las esquinas de García Bozano y la antígua “Gran Vía” hacia “los Hermanitos”. No paraban de trabajar, desde las 8 de la mañana hasta las 24 horas. Varios turnos de trabajos y horas extras mientras que los albañiles de La Isla miraban desde las vallas de protección sin que los políticos o sindicatos les buscase trabajo.

Tuvimos varias manifestaciones. La primera de los comerciantes (29 noviembre) que decían que les estaban llevando a la ruina por no hacer ventas al tener que ir las gentes por las calles colindantes evitando las molestias de las obras. Otra manifestación (1 diciembre) la protagonizaron los obreros de la construcción de La Isla, que al llegar la crisis económica les llevó al paro y solicitaban trabajar en la obra del tranvía. No consiguieron trabajo. En las obras estaban “colocao” varios cientos de trabajadores de otras tierras e incluso de otros países.

En 19 de diciembre, las losas llegaron a la esquina de Héroes del Baleares y los obreros, como ahora es normal, les hacen marchar a casa por Navidades dándoles de baja las empresas hasta una vez pasadas las fiestas.

Las obras también habían provocado algún que otro accidente de caída de personas y daños en algunas que otra finca de la calle Real.

Los cañaíllas (hombres y mujeres) todos nos encontrábamos expectantes por si aparecían los túneles que siempre hemos oído decir que existían por los bajos de la calle Real y que conducía entre Iglesias y edificios emblemáticos. Pero mira por donde, todos mirábamos en las obras del tranvía, y resulta que en dos ocasiones, una en Semana Santa y otra posterior, lo más parecido que tuvimos fue dos socavones delante de la puerta del Bar La Sacristía.

Hablando de Semana Santa, se rellenó de hormigón en las zonas centrales de la calle Real desde la Confitería La Victoria hasta el Freidor del Carmen. De esta manera se adaptó para no importunar los desfiles procesionales de La Caridad y Santo Entierro. Que por cierto, aún no han podido quitar la cera de éstas cofradías de las nuevas losas, a pesar de estar todas las mañanas un camión del servicio municipal limpiado la solería con agua a presión.

Todavía no sabemos cómo irán las catenarias. Nos las enseñan de una manera y luego de otra, pero, como el proyecto de obra al parecer lo cumplimentan todos los días, “lo mejó” es preguntar a la cantidad de parados, jubilados y prejubilados que se reúnen todas las mañanas detrás de las vallas de la obra y se distraen comentando cómo va el estado de las obras. Estos cañaíllas conocen perfectamente “quién sabe enlosar y quién no vale “pa ná”.

Aún siguen solicitando aparcamientos subterráneos o “parking” como les llaman algunos, en la Plaza del Rey y la Alameda. “Pó la alamea” ya etá enlozá picha¡”

En estas fechas las obras llegan por una parte a la rotonda “la mojosa” que también ha traído su polémica por que nadie la quiere frente a su casa. Es normal. “Que se la lleven aquellos que la trajeron”. En la cuesta de la Ardila ha aparecido restos romanos ¿y qué?, “tó palante”. ¿Y los restos aparecidos en la Alameda?, ¡Tápalo picha¡.

Delante del Polígono Janer ¡no véa lo que está liao¡ Allí llevan trabajando casi dos años. Por esa zona comenzó todo.
Al mirar hacia el Puente Zuazo, lo primero que echamos en falta es el viejo e impresionante árbol (eucalipto) que teníamos y ya no está. Han abierto una zanja junto al puente, lo mejor que puede hacer el Salinero de Bey es marcharse de allí que corre peligro de desaparecer.

Se ha perdido una fila de plantación de palmeras Washintonia que teníamos frente a los últimos unifamiliares de la Avenida del Puente Zuazo, en el lugar conocido antiguamente como “Triángulo de Cupimar”. Pero lo que todavía no tengo claro y no entiendo es ¿por qué se tienen que marchar los expropiados?, teniendo sitio suficiente el tren tranvía para subir por la calle Real.

Y ya en terrenos que no son de La Isla, a pesar de que los usamos como defensa en la guerra de la Independencia española para “aguantar” a los gabachos, se observa movimientos de tierra que hace peligrar la desaparición de la batería “San Ignacio” situada en el término municipal de Puerto Real, y que, a pesar de su aproximación a La Isla, no pecamos de ignorancia y sabemos que no nos pertenece aún viéndola todos los días y, desde la Villa del Puerto Real no es visible. Los puertorrealeños, en las primeras décadas del Siglo pasado, creyeron que La Carraca les pertenecía porque la veían cerca. Igual ocurre también con los chiclaneros y el Castillo de Sancti Petri.

Pero no solo están las obras del Tren Tranvía por la calle Real. Ahora también el Castillo de Sancti Petri a través de la Junta de Andalucía. Veremos si al final lo podemos visitar. Es el único terreno cañaílla –a excepción de algunos militares- que aún no he tenido la suerte de pisar. Esperemos que al final no le dan coba a las autoridades de La Isla y nos lo quitan. De momento, quién informa sobre las obras es el alcalde chiclanero y no el cañaílla.

También tenemos en obras comenzadas y no acabadas a pesar de años; El Cine Almirante dicen –porque aún no hemos visto nada-que ahora se ha convertido en Palacio de Congresos “Las Cortes de La Isla de León” y que, a pesar de ser de propiedad municipal, se han saltado a la torera aquello de las alturas en la calle Real.
El edificio del Excmo. e Iltmo Ayuntamiento que tanto significó en el año de 1810, lleva años cerrados por obras que no mueven un ladrillo. La Iglesia Mayor; La del Carmen; La Compañía de María; El Puente Zuazo; Las baterías de defensas Urrutia y las ubicadas en el caño; las del Portazgo y la poza de Santa Isabel; El Zaporito (que también debe tener protagonismo en el Bicentenario), todo está sin comenzar o finalizar. Si omitir El Castillo de San Romualdo o el Museo del Mar que acumulan años de obras.

Eso sí, con el dinero del Gobierno central “Plan E” anti crisis, infinidades de calles, plazas y lugares se encuentran en obras activas.

Hemos pasado un largo invierno como los de antes, de fuertes lluvias y vientos, y por casualidad, encontramos unos restos humanos en una necrópolis catalogados como los más antiguos aparecidos. De los restos encontrados se ha llevado un par de ellos al Museo Histórico -también en obra del “Plan E”- para poder visitar algún día, y al resto de los encontrados, “échale tierra que necesitamos continuar con la construcción del campo de Hockey”.
Hemos celebrado con una exposición el “Bicentenario del Hospital de San Carlos” en la Villa de la Real Isla de León. También hemos perdido por problemas económicos al Club Deportivo San Fernando después de 66 años continuados de historia.

Pero sin duda, la frase más vista y popular es la de “Se vende” o “Se alquila”.La pérdida más importante que hemos tenido es la de la falta de trabajo. La crisis económica en la que nos encontramos y que antes jamás la habíamos conocido, está dejando a miles de cañaíllas sin trabajo. Empresas, comercios, industrias, todas están perdiendo la capacidad de negocio obtenida años atrás y “despachando empleados”. Prueba de ello es que ahora se tiene más tiempo desocupado y prolifera nuevamente la pesca con caña en cualquier lugar de nuestros caños.


A partir de ésta fecha, “El Güichi de Carlos” comienza la andadura hacia el 5º Aniversario. Ese número singular que normalmente es adecuado y favorable para hacer de su celebración algo distinto con mayores recuerdos.

El próximo Aniversario coincidirá prácticamente con los actos programados para el Bicentenario de Las Cortes de aquel 24 de Septiembre de 1810 en la Real Isla de León. Hay que recordar y hacer constar que en La Isla, y posteriormente en Cádiz, son las únicas veces que las Cortes españolas se han reunidos en lugar distinto a la Capital del Reino. ¡por algo será!
han reunidos en lugar distinto a la capital del Reino.!Por algo será¡.

Oficial y cotidianamente, vamos a celebrar de maneras distintas o como cada uno quiera hacerlo, la gesta de nuestros antepasados cuando le echaron “cojones” a aquellos no pudieron cruzar el viejo Puente de Zuazo, y por lo tanto, no conocieron las calles de La Isla y, como consecuencia de ello, tampoco las de Cádiz.
Ahora que lo pienso, tampoco conocieron el “Bienmesabe de La Isla” por que, según los datos que poseemos, se nombró como tal en décadas más tardes, pero seguro que al comienzo del Siglo XIX ya se comía el cazón con adobo en La Isla con otra denominación. El Bienmesabe de pescao es autóctono de esta tierra.

A partir de esta fecha, aparecerán artículos, anécdotas y trabajos con los que “El Güichi de Carlos” y sus Parroquianos se suman como participantes activos en el Bicentenario, ya que consideramos que también es nuestro, y no de unos cuantos. Comerciantes, industriales y particulares en general lo harán también a sus maneras.

La imagen de la ciudad y mejoras de edificios emblemáticos que intervinieron en la primera constitución española de 1812 y en defensa de los Regentes y la nación, se encuentran actualmente, a un año vista de la fecha, prácticamente sin acabar o comenzar. La planificación prevista y presentada a bombo y platillos a los medios de comunicación y a los ciudadanos por parte de los alcaldes (dos) en los últimos quince años, de momento, no tenemos prácticamente nada. Nos anunciaban nuevos proyectos, ilusiones cada dos por tres, pregonando que disfrutaríamos en 2010, mostrandonos maquetas, planos, folletos, infografías, edicción de libros etc.
Lo que antes decíamos Plan de Acción y ahora denominan Marketing de políticos.

Sobre los proyectos que iban a comenzar y no han comenzados. O los que comenzaron y están paralizados. De cómo quedaría La Isla y como vá a quedar; hoy cuando queda más de trece meses para el 24 de septiembre, tal como están los proyectos y ambiente. Ni tan siquiera, tenemos claro dónde se harán los señores figurantes e invitados la foto de rigor. O quienes serán los que aparezcan en ella, a pesar de no ser merecedor de salir en la “placa” algún que otro personaje.

Es loable reconocer que, desde que han recuperado a un político con cargo en fechas pasadas y desarrolla su trabajo junto con un equipo de colaboradores en la oficina del Bicentenario, tenemos la certeza que de algo disfrutaremos. Aunque tengamos que entrar en los edificios con cascos de albañiles.

Deseo de todo corazón como cañaílla que soy, que mi ciudad –casi de 100.000 almas- pueda ofrecer buena imagen y no haga “el candao”. Que San Fernando suene en los medios de comunicación y hablen de nosotros por otros temas distintos a los ocurridos en la caja municipal. Ello te lo contaré allá por el año de 2011 (D.M.)

Pero para que no me suceda lo mismo que les ha venido ocurriendo a las autoridades municipales, no diré cómo celebrará El Güichi de Carlos el Bicentenario de la llegada de las Cortes a la Villa de la Real Isla de León (hoy San Fernando). Para ello, amigo “Parroquiano”, te invito a que entres de vez en cuando en este Güichi, que de la solera de su historia, te invitaré a unas chiquitas de vino, de las que se encuentran dormidas en el pasado.

Como siempre, un recuerdo a los Parroquianos de El Güichi de Carlos que ya no están con nosotros.

El Güichi de Carlos.
Feria del Carmen 2009.


 

Muelle de Gallineras. Estado actual en 2009 con los nuevos atraques. Fotografía de www.elguichidecarlos.com



Arriba

2 0 0 7 - 2 0 0 8   3 º   A N I V E R S A R O   D E   E L   G Ü I C H I   D E   C A R L O S . 

Un año más y ya son tres. Son los que han pasado desde que nació en la red de internet “la primera página web dedicada a contar la historia de La Isla, de manera cotidiana, por los propios cañaíllas”. Me gusta “recalcar” cuantas veces puedo hacerlo que, al nombrar a los “cañaíllas”, no solo me refiero a los que nacimos aquí en cualquiera de las décadas desde el año del Señor de 1766 hasta nuestros días. Dejo bien claro en cualquier lugar que, el término de “cañaílla” abarca también a todas las personas de bien que aún no siendo naturales de cualquiera de nuestros barrios, han trabajado, estudiado, divulgado, vivido, en ésta tierra de viejas salinas.

Cumplido con lo obligado, me satisface reconocer que “El Güichi de Carlos” cada vez conlleva mayor veteranía como todos nosotros. Como en años anteriores, debo informar que ya sonamos en más de cuarenta países de éste mundo a los que les dedico en “el güichi de carlos por el mundo” una lista por orden alfabético y que continúa incrementándose constantemente. Estos son los lugares desde donde conectan

Como acertadamente ha mencionado una página amiga, cañaílla y compadre, www.desanfernando.com, “El Güichi de Carlos”, se ha convertido en un barrio virtual de ésta Isla. Página a página, día a día, poco a poco, el contador de las páginas descargadas y o/leídas está próximo a las 220.000 en estos primeros años. Se ha batido el record de que en un solo día se han vistos o descargados 1963 páginas, y más de 28.000 en un solo mes. Estas cifras para un proyecto que comenzó y continúa como una afición, me llenan de orgullo al igual de contar con las colaboraciones y aportaciones de cuantos tienen algún artículo, anécdotas, foto, etc. Ellos –los parroquianos- participan en éste proyecto compartiendo la superación constante.

Este año mientras observamos que La Isla sigue creciendo con modernos edificios y amplias barriadas en sus cuatro puntos cardinales, eterniza perdiendo o parcheando elementos históricos en el centro de la ciudad. Otro proyecto, el de recuperación el viejo muelle del Zaporito, a pesar de los bombos y platillos con que se anunció no encuentra sus €uros para al menos comenzar, y está condenado a dilatar iguales números de años para ser reinaugurado como cualquier otro propósito comenzado en las dos últimas décadas. Pero sin duda, los que mayor polémica han suscitados – por lo democrático de las deliberaciones – han sido los del Prepich y el del tren tranvía. Uno y otro han alimentado durante bastante tiempo las tertulias en las plazoletas, bares y güichis, peluquerías y asociaciones de toda índole por lo mal planteado que lo hicieron políticamente a pesar de las infografías y material de última generación digital en las presentaciones; horas de conferencias a los isleños por parte de entendidos en la materia que demostraban no estar al día con el proyecto que vendían. Pero ahora, en los días en que se está redactando éste artículo, ya han vuelto a cambiar –como es de costumbre- el comienzo de las obras de la calle Real. Ahora dicen que se hará desde la plaza del Rey hacia la Ardila a razón de 100 metros al mes. Al menos, el tramo de la calle Real por donde desemboca mi calle finalizará ya que sólo está a menos de 50 metros del comienzo y, si se acaba el dinero, el problema es de mi calle "pallá"

Esto tiene toda la pinta de ser como una de aquellas ditas que nuestras madres pagaban todos los meses al ditero y nunca acababa. En fin, en el próximo aniversario os diré si hemos llegado al menos a las monjas de la Compañía de María o ni tan siquiera estamos en la puerta de la Confitería La Victoria.
Hablando de La Victoria, y como quiera que tenemos entendidos políticamente en todas las materias de las que se hablen, informo que dicha confitería ya se anunciaba con susodicho nombre en un pasquín del año 1923. Por lo tanto, nada tiene que ver con otra polémica suscitada con la Memoria Histórica.

En este tercer aniversario he querido renovar la imagen de la web y me he metido no sin más de un problema informático que me ha retrasado en salir. El mayor logro es que ahora, las personas con ciertas discapacidades visuales tienen la “versión texto” adaptándose mejor a sus circunstancias personales. Es una alegría más conseguida.

Pero lo que realmente es triste recordar es ir perdiendo todos los años a los amigos. El Güichi de Carlos se surte como es normal, entre otros, de los recuerdos de las mentes de personas que han vivido en épocas pasadas. Cuanto mayor sea la edad del parroquiano, mayores recuerdos poseen. Pero también hemos perdido a amigos aún siendo jóvenes y que anteriormente nos han dejado sus recuerdos y parte de la historia de San Fernando.

Quisiera para finalizar recordar a los que han sido colaboradores de éste güichi que hoy ya no se encuentran entre nosotros, pero sus nombres y apellidos figuran como parroquianos en reconocimiento a sus entregas y aportaciones.



Carlos Rodríguez.-
El Güichi de Carlos
Feria del Carmen de 2008.


 

Ratón de Güichi. Que tendrá el vino que los mosquitos de canillas y los ratones son asiduos parroquianos de los güichis. Fotografía de Manuel Comez cedida a www.lguichidecarlos.com



Arriba

Agradecimiento y Bibliografía El Güichi de Carlos | Contacta con El Güichi de Carlos

Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis