Usted está aquí: el güichi el local
el local
pasatiempo
las mujeres
el bajio
los güichis aguaeros

RIQUEZA DE OLORES

El güichi fue un local habitualmente de una sola puerta de entrada y otra de comunicación directa con la tienda de ultramarinos anexa -los que tenían-.
Poca luz y un largo mostrador, mesas y sillas las necesarias, donde los habituales concurrían en las tardes noches después de la ejecución del trabajo.
Mientras, en sus casas accesorias o patios de vecinos de cocina común, los infiernillo de carbón o petróleo calentaban lentamente a su ser, como Dios manda, el puchero, las lentejas o potajes con su necesaria “pringá”.
Este rito diario que el ama de casa cometía con ciertos toques de cariño, y a veces, aguantando las necesidades que la vida les marcaba, constituía la cena abundante y energética para el esfuerzo diario efectuado. Por supuesto, el “costo” de mañana era el mismo plato de la cena de hoy, y en ocasiones de “antié” (antes de ayer).

Ir / volver a; güichi el batacaso.


1962 Güichi el Batacaso en le barrio de la Plaza.

EL CIERRE OFICIAL

Los güichis, al igual que los cafés, ventas de vino y botellerías tenían establecido un horario de apertura y cierre de los locales.
Difícilmente se cumplía, pero había que estar sobre ellos constantemente y denunciarlos por parte de los municipales a la alcaldía.
Tan difícil se puso la situación, que el establecimiento "el Submarino", sito en la calle San Rafael, en cierta ocasión se justificó el no haber infringido las ordenanzas tal como se relata en el artículo adjunto aparecido en la prensa isleña.


El Submarino en su entrada al local tenía pintado sobre la pared un lema que incitaba a beber y que decía
" No seas camello y bebe"
En la década de los sesenta deja de existir dicho establecimiento.

Ir a el güichi




1891, Diario de San Fernando Noticia aparecida en la prensa local.

Indice Actualización y Contácto Noticiario... Aniversarios del güichi !Ultimas Noticias¡
Estadisticas y contadores web gratis
Contadores Gratis