Usted está aquí: el güichi el bajio
el local
pasatiempo
las mujeres
el bajio
los güichis aguaeros

supertición de mal agüero:

PERSONALIZADO EN

Sobre un viejo mostrador de madera, ya agrietado por el paso de los años y la josifa (trapo de limpiar), el dependiente roneando (presumiendo) con tiza convertía en un promontorio las sumas de las convidá (ronda) que había que soltar el parné (dinero) y acoquinar (pagar).

Las limetas (botella) de vino chiclanero "agüichi peleón" (vino de poca calidad aguado), que se iban a la chaveta (cabeza), forraban (ganar dinero) al chicuco o montañés (venido de las montañas de Santander). Los vinos del Puerto y Jerez (más caros), estaban reservados para las celebraciones de bodas, actos oficiales y de sociedad.

Todos los barrios (no infiere (se refiere) al cementerio) tenían sus propios güichis y estos a sus propios tajarinas (borrachos) que solían ser el chirlachi (hombre vulgar) que, por el mollate (vino), alzaban el codo (beber), se tomaban un chicotaso (apurar el vino), daban barzones (paseos) y efectuaban los mandaos (recados) y necesidades del chicuco, que les permitía de válvula (gratis) atizarse (pegarse) de un vino que ya había sido bautizado (aguado). A veces, en cuanto se escantillaba (distraerse) se propinaba un batacazo (caerse) que, sin parar en la masetiya ( descansillo escalera ), caían a la covacha (debajo la escalera ), se producían una chocaura (golpe en la cabeza) y empataban (meter la pata) lo que llevaban en la chivata (bolsa que dejaba ver los manoletes (barra de pan) y mandaos (compra de comestibles)).

Los parroquianos estaban al liquindoi (observando) de las tertulias del Castelar (quién habla mucho) y, a veces, le daban a la mojarra (lengua) o como simples oyentes. Con la misma (al instante), cualquier bolichero (empleado de funeraria) que suponía ser un bajío (mala suerte), dándose un baldeo (paseo) se apalancara (pararse) en la puerta del güichi, hacía que a uno más que a otro, le entrara angurria (deseo constante de orinar) y se embarbetara (apoderarse de una cosa y no soltarla) de los wateres (wc), compaginando ( al compás ) las gurrinas (pichas).
El magoya o vagoneta (vena distraida ) de turno, con un venazo (idem lo anterior) como una morterá (gran cantidad de algo), no dejaba de morder ( observar con mala intención)

volver a: el güichi








Indice Actualización y Contácto Noticiario... Aniversarios del güichi !Ultimas Noticias¡