Usted está aquí: el güichi divulgativo publicaciones
fotografias
publicaciones
callejero de la isla

una mirada a la isla...  

servando al habla

De unos meses acá vengo recibiendo en mi correo electrónico unos e-mail que nunca solicité pero que los agradezco de corazón porque son de esas cosas que te alegran el día cuando te las mandan; sobre todo si te consideras un buen cañaílla, y yo al menos intento serlo. Esos correos contienen una dirección web inmaculada, sin banners ni peligro alguno de contagio para que la consultes, no como otros indeseables cuyo único objetivo es infectar tu ordenador con algún virus que te joda el sistema operativo para vanagloria del remitente: piratas informáticos que no tienen otra cosa mejor que hacer que fastidiar al prójimo. El único virus que contienen esos correos a los que me refiero, es el virus del isleñismo, del cañaillismo o del sanfernandismo; llamémosles como sea, que, hasta para ese asunto del gentilicio, tenemos las cosas oscuras en este santo pueblo que nos parió. Los envía Carlos Rodríguez, un paisano al que no tengo el gusto de conocer, pero que seguro que tiene que ser un tío cojonudo porque con el solo hecho de ponerte a recopilar datos, fotos, información, historia y curiosidades de tu tierra y liarte como un loco a mandárselo a la gente sin pedir nada a cambio, ya queda todo dicho. No se lleva mucho en estos tiempos que vivimos el movimiento filantrópico, sobre todo a nivel personal, y eso es de admiración. Conformarse simplemente con un orgasmo de satisfacción moral sin pretensiones de recibir recompensas materiales a cambio, es el mejor ejercicio que puede desarrollar una persona para su crecimiento interior, y este paisano lo pone en práctica: me gusta la gente así. Algún día tendré que pasar por ese güichi para conocerlo.

Es tanta la riqueza de información que pueden encontrar en ese sitio web, que tendrán que echar horas extras si quieren impregnarse de ella. Otra opción es ir recorriéndola a ratos: en cualquiera de los casos habrá valido la pena. Desde el saludo inicial, donde, una vez ubicados virtualmente en el güichi se nos da la bienvenida y se nos invita a participar con nuestra propia historia, hasta el buscador final, en el que, a través del abecedario completo, encontraremos bibliografías, fotografías, modismos, asentamientos y todo aquello que despierte nuestra curiosidad cañaílla, incluyendo un completísimo callejero actualizado de la ciudad, el paseo por la página está lleno de sorpresas didácticas, ilustración y cultura local, todo, dentro de una atmósfera nostálgica que nos transporta en muchos momentos a los mejores instantes de nuestra infancia yjuventud de aquella Isla que disfrutamos los que pasamos de los cincuenta y a la que nunca olvidaremos, aunque sin perder la cara el presente y el futuro de la ciudad que, al fin y al cabo, será el que acuñe las memorias a recapitular dentro de otro porrón de años: y que todos lo veamos. Trabajito va a costar reverdecer el campo agostado, pero seamos optimistas y deseémosles a quienes vayan a disponer de nuestro porvenir en breve -mayo está a la vuelta de la esquina-, inspiración y buena mano para recuperar el prestigio y la prosperidad perdidos.
Así que ya saben, si algún día quieren consultar cuánto nos han clavado por impuestos municipales durante el año, o cuántas obras se le han adjudicado a empresas foráneas durante 2006, entre en la página del Ayuntamiento y saldrán de dudas. Para el resto de información, recurran a, www.elgüichidecarlos.com, su recorrido es mucho más didáctico, agradable y distendido que la tortuosa web del Consistorio. Enhorabuena a su autor y ánimos para seguir en la brecha.
Por último felicidades a todos y si beben mañana no conduzcan. Bueno, mañana, pasado y siempre: vida sólo hay una y vale la pena cuidarla.

Publicado en San Fernando Información
30 de diciembre de 2006.

Ir a publicaciones.




Indice Actualización y Contácto Noticiario... Aniversarios del güichi !Ultimas Noticias¡