Usted está aquí: semana santa sobre las cofradías
capataces
cargadores de la isla
historias de semana santa
sobre las cofradías
protagonistas de la semana santa
la procesión
la música

himno al patrón | la visita de un amigo  

jesus de las tres caídas

la antigua junta pro cultos (1987-1987)

La reciente organización de una Junta Pro Cultos de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas en la Parroquia de la Sagrada Familia ha encendido el interés por conocer datos históricos precisos acerca del primer intento fundacional de una cofradía de este título, ocurrido hace ahora dos décadas. Hace un par de años, Alvaro Galán y Ricardo Domínguez publicaron en Cofrade (revista anual extraordinaria, Semana Santa 2004, pp. 10-11) un interesante y meritorio trabajo aproximativo sobre esta tentativa cofrade. Ahora, nosotros aportamos los datos procedentes de archivos, hemerotecas y bibliografía que desde hace tiempo teníamos recopilados sobre esta pre-hermandad con vistas a su posible inclusión en una historia general de las hermandades y cofradías isleñas.
La que sigue es, en consecuencia, una visión de los hechos desde una perspectiva estrictamente documental. Una historia, si no oficial, sí tal vez oficiosa. Pero los documentos no lo reflejan todo, ni mucho menos. La historia de esta asociación deberá ser completada necesariamente con los valiosos datos y los imprescindibles testimonios orales y escritos que añadan algún día los fundadores y los que protagonizaron los avalares de su breve y prometedora historia.








Primer Vía Crucis de Jesús de las Tres Caídas por la Barriada de la Bazán. Fotografía de www.elguichidecarlos.com

1. Jesús cae por primera vez en la Casería de Ossio.

Fomentadas por el poder público e intentadas ser reconducidas por la Iglesia, las hermandades y cofradías no sólo no decayeron al concluir la etapa del nacional-catolicismo y tras la renovación conciliar, sino que vivieron en el final de la centuria vigésima y en toda Andalucía una época de inusitado esplendor. La religiosidad de la posguerra, el fomento del turismo iniciado en los años sesenta y los intereses políticos y culturales propios de la transición democrática fueron probablemente los pilares fundamentales de este auge.
Fue una época de numerosas y vigorosas fundaciones, aunque pronto desaconsejadas, cuando no limitadas por la propia Iglesia. En todas las capitales y localidades andaluzas hubo incesantes fundaciones de nuevas cofradías. En nuestra ciudad concretamente, se fundaron las hermandades de Jesús del Gran Poder (1977) en la Parroquia de la Sagrada Familia (Bazán); Prendimiento (1982) y Virgen del Rosario Doloroso (1982), ambas en la Parroquia de San José Artesano; Desamparados o Sanidad (1985) en la céntrica capilla del antiguo Hospital de San José; Humildad y Paciencia (1987) en la Parroquia de San Servando y San German, y finalmente la Hermandad del Rocío (1996) también en la de la Sagrada Familia.
Mención aparte merecerían algunos intentos de fundación que no cuajaron. El más importante entre ellos fue el de Jesús de las Tres Caídas (1984). Esta corporación, aunque nunca llegó a tener naturaleza jurídica de hermandad o cofradía formalmente constituida, silo tuvo dejunta pro cultos. Su vida como tal se limitó a poco más de dos años, hasta su disolución decretada en 1987 por la autoridad diocesana.

Fue fundada en octubre de 1984 en la parroquia de la Inmaculada Concepción (Casería de Ossio) a iniciativa de un grupo de jóvenes presididos por José Pavón Bastardín, siendo párroco don Pedro Quintero Pérez. Los informes favorables que se presentaron inclinaron a la autoridad eclesiástica a aprobar formalmente la junta pro cultos por Decreto del Vicariato General expedido en Cádiz el 14 de enero de 1985. Como tal Juntas Pro Cultos, nunca como Hermandad , firmó y selló sus documentos, así como los impresos de póstula realizados en 1986 que varios conspicuos isleños, coleccionistas de todo lo referente a hermandades y cofradías, con servan como un apreciado tesoro.

El título completo que iba a tener la incipiente corporación era el de 'Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y Nuestra Señora de las Angustias". Como escudo llegó a usar el siguiente: una imagen idealizada de Jesús Caído y un corazón traspasado por siete puñales, ambas figuras orladas por una corona de espinas. Estaba proyectado que los hermanos penitentes vistieran hábitos de color rojo y negro.

El momento de la Pasión escogido (estaciones tercera, séptima y novena del vía crucis) no tenía antecedentes en San Fernando, salvo el fugaz intento acaecido en la Parroquia de la Sagrada Familia en 1977, del que derivó la actual Cofradía de Jesús del Gran Poder. Este apócrifo episodio pasionista contaba y cuenta con sagradas imágenes de mucha devoción en localidades vecinas y en ciudades andaluza de gran tradición cofrade. Por ejemplo, en Cádiz, la devota imagen de Jesús Caído de la Santa Cueva y el moderno Jesús Caído de la cofradía de la Universidad; o el veneradí-simo y milagroso Jesús de la Salud en sus Tres Caídas de la parroquia de San Lucas de Jerez; o las señeras y modélicas hermandades sevillanas de Jesús de las Penas (Parroquia de San Vicente), Cristo de las Tres Caídas (Triana) yjesús de las Tres Caídas (Parroquia de San Isidoro); o la antigua y popular hermandad de Jesús Caído del Convento del Carmen de Córdoba; o, en fin, la no menos popular de Jesús de la Misericordia ("El Chiquito") del castizo barrio del Perchel de Málaga.
Es decir, se trataba de un pasaje de la Pasión del Señor muy extendido en la devoción popular que verdaderamente faltaba en la Semana Santa isleña, por lo que su elección fue muy apropiada. Asimismo la advocación elegida para la Virgen era muy acertada por no tener apenas tradición histórica en san Fernando y ser, sin embargo, muy cofrade. Los ejemplos de Dolorosas advocadas “de las Angustias” son innumerables.

Sin embargo, la única Virgen de las Angustias que tenemos documentada en nuestra ciudad fue la que representaba la dolorosa y tierna escena de la Piedad, que se veneró antaño en la iglesia de San Francisco. La naciente asociación llegó a tener la imagen del titular (1985), obra del isleño Cristóbal Cepillo Galvín, autor también de la primera Virgen de la Paz que tuvo la Cofradía del Cristo del Perdón establecida en la misma parroquia. Era una imagen hecha en material de poliéster modelado, pero ajustada a los cánones de la imaginería andaluza barroca tradicional. La Delegación Diocesana de Arte Sacro juzgó en febrero de 1986 que el simulacro guardaba "condiciones de dignidad artística y unción religiosa". La efigie del Señor de las Tres Caídas fue bendecida el 9 de marzo de 1986 en la Parroquia de la Inmaculada. Ha sido descrita recientemente como "una imagen caracterizada por la sencillez en su atuendo y una gran expresión de agotamiento según acertada expresión de Alvaro Galán y Ricardo Domínguez. En cambio la cotitular no llegó nunca a ser efigiada



Altar en la Parroquia de la Bazán. Fotografía de www.elguichidecarlos.com

La Junta Pro Cultos celebró algunos cultos internos. La imagen del Señor salió en vía crucis en la cuaresma de 1986 por las calles del barrio. Así lo publicó, con algunos datos de urgencia sobre esta asociación José Carlos Fernández en su benemérita obra "Orígenes de la Semana Santa isleña y las hermandades" (W. AA.: Semana Santa en la Diócesis de Cádiz; ed. GE-MISA, Sevilla, 1988; tomo I, página 317). En esta publicación se cometió el error, atribuible a lapsus calami y disculpable por lo demás, de llamar a la titular como "Nuestra Señora de la Amargura". Según parece, la asociación también acudió corporativamente, con bandera, a la procesión de la Pa-trona en octubre de ese mismo año.

A solicitud de la propia Junta, fue decretada su renovación por un año el 16 de enero de 1987, continuando como presidente José Pavón. Esta solicitud, sin duda, motivó que se pidieran informes acerca de la conveniencia de erigirla canónica y formalmente como hermandad. Eso fue paradójicamente el principio del fin.







Momento del Vía Crucis portado por los hermanos. Fotografía de www.elguichidecarlos.com

2. El desplome de una cofradía nonata

Un informe parroquial desfavorable emitido en febrero de 1987 provocó su fulminante disolución canónica. El entonces párroco de la Inmaculada Concepción, aunque aplaudía la actitud y la conducta de los miembros de la Junta, alegaba la existencia ya de otra cofradía en la parroquia (la del Cristo del Perdón) y el reducido espacio del templo, inapropiado para albergar dos asociaciones de fieles de esta naturaleza con todas las consecuencias que ello suponía, amén de otra serie de consideraciones que no vienen al caso. Un decreto de 10 de marzo de 1987 disolvió abruptamente la Junta Pro Cultos de Jesús de las Tres Caídas y consideró improcedente su erección canónica como hermandad. La corporación se frustró en agraz. No obstante, se dejó abierta la posibilidad de trasladarse a otro templo o de integrarse en alguna de las cofradías ya existentes, revitalizándolas y dotándolas de mayor sentido eclesial. El Consejo Local de Hermandades y Cofradía dirigió al Obispado un escrito en abril de ese año para que reconsiderase el asunto, resaltando los méritos de los jóvenes miembros de la Junta, así como el trabajo realizado por ellos en la gestión de la corporación y el dinero que habían invertido en la consecución de un modesto patrimonio. La gestión no dio el fruto apetecido.

Casi un año después, en febrero de 1988, habiendo llegado a la Casería de Ossio un nuevo párroco más predispuesto a la admisión de otra cofradía en la parroquia, el Consejo Local, convertido paladinamente casi en valedor de la disuelta Junta, insistió e interesó al Obispado en su restablecimiento. Pero el destino de la nonata hermandad de Jesús de las Tres Caídas ya estaba escrito. Precisamente en febrero de 1988 se habían aprobado las nuevas Normas Diocesanas para las Hermandades y Cofradías, las cuales suspendían indefinidamente la aprobación de nuevas asociaciones de esta naturaleza. La posibilidad de trasladarse a otro templo, dejada abierta en el Decreto de disolución de 1987, también quedaba así en suspenso. El modesto patrimonio adquirido (imagen del Señor, bandera corporativa..) al no pertenecer a una persona jurídica erigida canónicamente y carecer por tanto, de la consideración de bienes eclesiásticos, quedó como propiedad de las personas que la costearon de su peculio, con la facultad de donarlo a alguna parroquia o a otras cofradías si así lo estimaban conveniente. La imagen del Señor de las Tres Caídas fue depositada después de la disolución en la Parroquia de la Sagrada Familia (Bazán), haciéndose cargo de ella la Hermandad de Jesús del Gran Poder, al menos en un primer momento y durante un tiempo. Posteriormente se dijo que se veneraba en un pueblo no perteneciente a la diócesis de Cádiz. Por último, fue depositada en una dependencia del propio palacio episcopal. Hoy día ha sido trasladada de nuevo a la Parroquia de la Sagrada Familia y recuperada para el culto público por un grupo de jóvenes entusiastas que tienen puestas sus miras en la reorganización mutatis mutandis de la malograda asociación.


Jesús de las Tres Caídas. Aún no puede realizar su primera salida procesional por las calles de La Isla. Fotografía de www.elguichidecarlos.com

3. Cronología básica.

1984: Octubre: Fundación de la futurible Hermandad del Cristo de las Tres Caídas y María Santísí ma de las Angustias en la parroquia de la Inmaculada (Casería de Ossio).

1985:14 Enero: La autoridad eclesiástica aprueba formalmente la constitución de la Junta Pro Cultos.
1986: 9 Marzo: Bendición de la imagen del Señor, obra de Cepillo Galvín.
1987:16 Enero: El Obispado prorroga por otro año la aprobación de la junta pro culto. 11 Febrero: Informe desfavorable del párroco. 10 Marzo: Se decreta la disolución de la Junta. Abril: El Consejo de Hermandades y Cofradías local intercede solicitando al Obispado que se reconsidere el asunto.
1988: Febrero: Nuevo y último intento del Consejo local en favor de la disueltajunta Pro Cultos, alegando la buena predisposición del nuevo párroco de la Inmaculada Concepción para erigirla otra vez. 17 Febrero: Se publican las nuevas Normas Diocesanas sobre hermandades y cofradías, supeditándose temporalmente la fundación de nuevas corporaciones de esta naturaleza.

Fernando Mósig Pérez.
Publicado en Cofrade, marzo 2006
Ir a sobre cofradias
Ir a semana santa



Indice Actualización y Contácto Noticiario... Aniversarios del güichi !Ultimas Noticias¡